Volver a España

Regresar a España después de dos años y medio viviendo sobre una bicicleta me asustaba, y a quien no, es difícil comenzar un viaje pero más difícil puede convertirse regresar.

Con el paso de los meses me sentía más convencido de tomar una decisión, necesitaba sentir el calor de un hogar con cuatro paredes y techo. Cosas tan simples como cocinar o beber una copa de vino en compañía de amigos se convirtieron en necesidades primordiales frente a la libertad que sentí durante todo este tiempo recorriendo parte del planeta con mis piernas.

Me enfrentaba a una nueva aventura, y eso siempre me emociona.

Tomé la decisión con Bea de no huir, por encima de todo y a pesar de nuestro regreso, de nuestras eternas compañeras de viaje, las montañas. Decidimos elegir un lugar donde comenzar, y recorriendo de nuevo el país que nos vio crecer nos enamoramos de un maravilloso rincón para vivir, los Pirineos.